Bio


Cuando tenía cinco años conocí al gran José Luis Castillo Puche y me dijo que estaba seguro de que acabaría siendo periodista, como él. Podría interpretarse como una señal, pero para mí ser periodista ha sido más bien una progresión natural de las cosas.

Desde muy pequeña lo único que me interesaba y a lo que dedicaba gran parte de mi tiempo era a escribir, a comunicar, a contar historias. Si soy periodista vocacional es por el anhelo de saber más, de conocer más, de descubrir más. Es esa curiosidad innata por lo que me rodea y por las cosas que todavía no conozco lo que más me hace disfrutar de mi trabajo.